Contido principal do artigo

José Antonio Caride Gómez
Departamento de Teoría da Educación, Historia da Educación e Pedagoxía Social (Universidade de Santiago de Compostela)
España
http://orcid.org/0000-0002-8651-4859
Biografía
Pablo Ángel Meira Cartea
Universidade de Santiago de Compostela
España
https://orcid.org/0000-0003-0194-7477
Biografía
No 29 (2019): Respostas educativas innovadoras ao cambio climático, Traballos por invitación, páxinas 61-76
DOI https://doi.org/10.15304/ie.29.6336
Recibido: 14-10-2019 Aceptado: 20-10-2019 Publicado: 18-11-2019
Copyright Como citar

Resumo

La alteración antrópica del clima terrestre constituye el principal reto para la humanidad en el siglo XXI. De cómo se actúe en la próxima década dependerá que se pueda minimizar su impacto sobre la civilización humana actual. Las respuestas y las herramientas educativas habrán de formar parte de las políticas de mitigación y adaptación frente a la crisis climática, tal y como se reconoce en los organismos y las declaraciones internacionales. Este reto obliga a replantear el marco ético de la praxis educativa para cuestionar la sustentabilidad ambiental y social de los valores centrales que han guiado el desarrollo humano desde el inicio de la modernidad. La crisis climática cuestiona de forma radical la identificación entre crecimiento y desarrollo. También pone de manifiesto que la condición eco-dependiente de nuestra especie ha sido ignorada en aras de una noción de progreso fundamentada en la capacidad científico-técnica para manejar la biosfera sin considerar sus límites biofísicos. La política climática articulada hasta ahora apenas ha considerado las dimensiones éticas y sociales del calentamiento global y, además, ha sido objetivamente ineficaz. La amenaza climática plantea retos de justicia sincrónica, derivada de la responsabilidad diferencial en sus causas de cada sociedad y de la distinta vulnerabilidad ante sus consecuencias de los grupos humanos con menos recursos para su autoprotección. Y plantea retos de justicia diacrónica, en la medida en que un planeta recalentado va a limitar las posibilidades de las generaciones más jóvenes y de las que están por venir, para tener una vida digna. El timing de la crisis climática obliga a una acción educativa urgente y de emergencia, que sitúe este problema en el centro del currículum y de las prácticas educadoras fuera del sistema educativo. La controversia moral debe ser un elemento central en una Educación para en Cambio Climático cuyo imperativo ético y práctico es la descarbonización de las sociedades y de los estilos de vida, de la escala individual a la escala global.

Detalles do artigo