Contenido principal del artículo

Ana Imelda Coronel Cabanillas
Profesora Investigadora de la Universidad Autónoma de Occidente adscrita al Departamento de Ciencias Sociales y Humanidades.
México
Biografía
Jorge Antonio Gastélum Escalante
Profesor Investigador de la Universidad Autónoma de Occidente adscrito al Departamento de Ciencias Sociales y Humanidades
México
Biografía
Vol. 3 Núm. 11, Artículos de Investigación, Páginas 37-51
DOI: https://doi.org/10.15304/ricd.3.11.5963
Recibido: 08-04-2019 Aceptado: 15-11-2019 Publicado: 22-01-2020
Derechos de autoría Cómo citar

Resumen

El presente artículo tiene como objetivo conocer las necesidades y obstáculos que las mujeres presas en Sinaloa enfrentan para comunicarse al interior y al exterior del reclusorio. El enfoque metódico es mixto o qualimétrico. En lo cuantitativo se aplicó una encuesta de 37 ítems agrupados en siete dimensiones de la vida personal, familiar, legal, de salud, seguridad, educativa y laboral de las reclusas. En lo cualitativo se les entrevistó a fin de conocer sus necesidades comunicativas con su familia, amigos, abogado, autoridad penitenciaria y visita conyugal, así como los medios usados para comunicarse.

Los procesos comunicativos no se completan; son visibles los déficits al respecto, lo que contradice el deber ser teórico y jurídico referente: más del 50% de ellas no reciben visita de sus familiares, cónyuges o novios, y quienes son frecuentadas por sus parejas no disponen de áreas exclusivas para el caso; asimismo, menos del 10 % son visitadas por sus amistades. Sin embargo, las mujeres reclusas minimizan esta carencia afectiva comunicándose con su familia a través de sus teléfonos celulares que poseen de manera clandestina, ya que las casetas telefónicas  de los reclusorios no pueden usarlas porque generalmente están descompuestas. En general conocen sus derechos y la obligación estatal de proporcionarles abogado defensor, sin embargo, su representante de oficio no les informa ni atiende ni en tiempo ni en forma y con las autoridades penitenciarias no establecen ningún tipo de comunicación. En razón de la problemática de comunicación de estas mujeres, se propone humanizar las cárceles para mujeres de Sinaloa.

Detalles del artículo