Contenido principal del artículo

Mariana Córdoba
CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) UBA (Universidad de Buenos Aires)
Argentina
https://orcid.org/0000-0002-8051-9210
Biografía
Núm. 31 (2019), Dosier
DOI: https://doi.org/10.15304/s.31.5989
Recibido: 26-04-2019 Aceptado: 27-06-2019 Publicado: 28-08-2019
Derechos de autoría Cómo citar

Resumen

En este artículo argumentaré que la violencia de género perpetrada por la dictadura argentina (1976-1983) y en los actuales femicidios en el país, presenta una doble dimensión. Por un lado, una de carácter represivo y particular, pues por medio de dicha violencia se procura el arrasamiento identitario de las víctimas; y, por otro, una dimensión productiva y de género, dado que se pretende producir/definir una identidad de género estable. No solo se mata a las mujeres porque son mujeres, sino que se las mata para producir, para hacer mujeres. En este sentido, los crímenes de poder (Segato) serán caracterizados como crímenes de identidad. La violencia contra un cuerpo particular se dirige a todas las mujeres, a quienes pretende disciplinar, gestionando así una identidad femenina y su consecuente vulnerabilidad. A su vez, los actos violentos son fundacionales del poder masculino y, en consecuencia, la violencia machista también produce identidad masculina.

Detalles del artículo